Hacer ejercicio es benéfico para el sueño

Hacer ejercicio es benéfico para el sueño

  • news
  • Se recomienda realizar actividad física al menos dos veces por semana.

Realizar actividad física al menos dos veces por semana, de manera constante, es benéfico para el sueño, el estado de ánimo y, por ende, la calidad de vida, afirmó la psicóloga Daniela Guarneros, colaboradora de la Clínica de Trastornos de Sueño de la Universidad Autónoma Metropolitana de Iztapalapa.

Indicó que hacer ejercicio reduce la latencia al sueño, que es el tiempo que tarda una persona en quedarse dormida, disminuye el número de despertares nocturnos y mejora la duración del sueño, además de que ayuda a que éste sea más profundo.

La especialista sugirió poner atención al tipo de deporte que se realiza y la hora en que se practica. Recomendó ejercitarse antes de las 17:00 horas, ya que más tarde el cansancio físico hará que la relajación para dormir sea menor, lo que puede provocar despertares durante la noche.

Indicó que la actividad idónea dependerá de los gustos, habilidades y capacidades de cada persona, pero hay ejercicios que pueden ayudar a conseguir una mejor calidad de sueño, como el yoga y el tai-chi; también el ejercicio aeróbico de intensidad baja y media, es decir caminar, trotar o correr durante sesiones de 30 minutos aproximadamente.

Guarneros añadió que la actividad física vigorosa en niños ayuda a tener un mejor sueño. Además en estas edades está muy relacionado el índice de masa corporal con el bien o mal dormir: a mayor índice, menor calidad de sueño. Una forma efectiva de mantener a niños y adolescentes en un peso saludable, además de una adecuada nutrición, es la actividad física.

Es importante tener en cuenta que un solo día de hacer ejercicio no ayudará a mejorar la calidad ni la cantidad del sueño, al contrario, se ha encontrado que en personas sedentarias que hacen ejercicio intenso por una única ocasión el sueño de la siguiente noche se hace más ligero y por tanto su eficacia disminuye.

La especialista puntualizó que existe una notable diferencia entre las actividades diarias que nos hacen sentir que hemos invertido energía (como los quehaceres de la casa) y el ejercicio físico recreativo; este último sí mejora el sueño.