Fumadores presentan Apnea Obstructiva y otros trastornos de sueño

Fumadores presentan Apnea Obstructiva y otros trastornos de sueño

  • news
  • Ronquido, despertares nocturnos y Síndrome de Piernas Inquietas, entre los principales problemas al dormir de los fumadores.
  • El síndrome de abstinencia también provoca trastornos de sueño, por lo que es importante la atención integral para quien busca dejar de fumar.

Las personas que fuman tienen alto riesgo de padecer Apnea Obstructiva de Sueño (SAOS) y ronquido, además presentan dificultad para conciliar el sueño y despertares nocturnos, lo que resta calidad a su descanso y, por ende, a su vida, señaló la doctora Guadalupe Terán.

La especialista de la Clínica de Trastornos de Sueño de la UAM Iztapalapa explicó que a causa del cigarro se incrementan los problemas respiratorios y, con ellos, el ronquido y el Síndrome de Apnea Obstructiva de Sueño, caracterizado por pausas en la respiración interrumpidas por ronquidos intensos, que se asocian con disminución del porcentaje de oxígeno en sangre e incremento de la frecuencia cardiaca y la presión arterial.

Añadió que otros trastornos comunes entre quienes fuman son el Síndrome de Piernas Inquietas y el de Movimientos Periódicos de las Extremidades. En el primero se presenta una sensación de incomodidad en las piernas (calor, ansiedad, hormigueo, inquietud) que se asocia al periodo de reposo previo al sueño; cuando el paciente se duerme, mueve las piernas de forma periódica e involuntaria repetidamente, lo que aumenta el número de despertares y activaciones nocturnas.

La doctora Terán apuntó que el tabaquismo es una enfermedad de importancia pública por todos los efectos negativos que provoca en los consumidores, como son las enfermedades cardiovasculares y respiratorias asociadas a la nicotina y otras sustancias tóxicas del cigarro, sin embargo, destacó la importancia de informar cuál es su impacto sobre el sueño.

Indicó que, además del efecto en el sueño, el tabaquismo también genera alteraciones en procesos cognitivos como la memoria y la atención disminuyendo la capacidad del fumador de resolver problemas y ejecutar acciones de forma rápida y precisa.

 

Por otro lado, expresó que la abstinencia al tabaco genera diferentes alteraciones fisiológicas, como disforia, miedo, anhedonia, irritabilidad, inquietud y aumento del apetito, pero a menudo también trastornos del sueño, como incremento en el número de despertares, disminución del tiempo total de sueño y sueño no reparador, entre otros.

“Comúnmente los pacientes despiertan abruptamente porque necesitan nicotina, y este se ha considerado como un factor importante de recaída”. Además esta abstinencia está asociada con déficits en la memoria de trabajo, la atención y el control de impulsos.

La especialista puntualizó que atender el sueño de una persona que está tratando de dejar de fumar es fundamental para garantizar una rehabilitación exitosa y con esto mejorar su calidad de vida.