Bajo rendimiento laboral, ausentismo y accidentes, riesgos en el trabajo por falta de sueño

Bajo rendimiento laboral, ausentismo y accidentes, riesgos en el trabajo por falta de sueño

  • news
  • Quienes trabajan de noche o rolan turnos deben tomar medidas especiales para tener un sueño óptimo. 

Dormir poco o tener un sueño de mala calidad causa bajo rendimiento laboral, ausentismo e incluso accidentes en el trabajo, señaló la doctora Guadalupe Terán, coordinadora de la Clínica de Trastornos de Sueño de la UAM Iztapalapa.

“Con el ritmo de vida de la actualidad cada vez dedicamos menos horas a dormir, sin ser conscientes de que esto afectará nuestra calidad de vida”, indicó la especialista.

Detalló que el tiempo de sueño varía según cada persona, sin embargo la mayoría de las personas deben dormir de 6.5 a 7.5 horas diarias para tener un buen descanso; de no hacerlo, al día siguiente se presentará fatiga, dificultad para poner atención, problemas de memoria, cambios en el estado de ánimo y mayor riesgo de padecer enfermedades.

La doctora indicó que los problemas de sueño en personas en edad productiva repercute a nivel empresarial, pues las compañías tienen que invertir millones de pesos en tratamientos de las enfermedades asociadas al mal dormir, pero también registran pérdidas por el aumento de accidentes, sobre todo en el personal que conduce vehículos o labora con maquinaria.

Guadalupe Terán destacó la importancia de promover entre los trabajadores un sueño de calidad, iniciando por dar al sueño la importancia que se merece, evitando sacrificar horas de sueño por realizar otras actividades.

Explicó que los principales signos de un trastorno de sueño son: dificultad para conciliar o mantener el sueño, somnolencia durante el día, fatiga o cansancio, problemas de memoria, dificultad para concentrarse e irritabilidad.

Además del sueño nocturno, dijo, es importante durante el día mantener periodos de descanso de 15 minutos después de 2 horas continuas de trabajo. Destacó la importancia de optimizar el tiempo en el que trabajamos para así aumentar la productividad y evitar una sobrecarga de estrés, ya que este condiciona un mayor riesgo de presentar problemas de sueño.

En el caso de tener que cubrir turnos nocturnos, la especialista sugiere, al regresar a casa, tomar un periodo de sueño similar al nocturno y ambientar la habitación para favorecer el buen dormir, aun siendo de día.

Entre otras medidas, se debe oscurecer por completo el lugar de dormir, incluso podemos ayudarnos de un antifaz, bloquear los sonidos o utilizar tapones para los oídos; pedir a los familiares que respeten nuestro periodo de sueño; sincronizar nuestros alimentos con los horarios para dormir para ayudar a nuestro reloj biológico; no abusar de activadores antes de acostarnos, ya que estos afectan la calidad de sueño, y al despertar recibir luz natural y realizar ejercicio.

“Dormir bien mejorará nuestra productividad, tendremos mayor rendimiento, evitaremos el riesgo de padecer otras enfermedades y, en general, nos permitirá tener una mejor calidad de vida”, finalizó Terán.